Suspenderá SE cuotas compensatorias a productos chinos en diciembre

Elfinanciero.com.mx
29 de agosto de 2007.

  • México busca proteger la industria textil, del zapato y del vestido de países asiáticos.
  • Es inevitable la decisión, dice el subsecretario de Economía.
  • Carlos Francisco Arce, comparece ante la Comisión Permanente.
México.

El subsecretario de Economía, Carlos Francisco Arce Macías, indicó que es inevitable la suspensión, a partir de diciembre próximo, de las cuotas compensatorias a los productos provenientes de la República Popular China.

Al comparecer ante la Tercera Comisión de la Comisión Permanente explicó que las cuotas se deben a que México decidió proteger la industria, sobre todo la textil, del zapato y del vestido, de países asiáticos, sobre todo de China.

Detalló que al adherirse ese país a la Organización Mundial del Comercio (OMC) todos los países miembros, incluido México, deben respetar el tratado antidumping, que implicaba la suspensión de aplicación de cuotas compensatorias.

El subsecretario de Normatividad, Inversión Extranjera y Prácticas Comerciales Internacionales de la Secretaría de Economía (SE) recordó que México negoció con China que las cuotas se mantuvieran por seis años más y en diciembre de 2007 se cumple ese plazo.

Advirtió que se avecina un problema grave y difícil de resolver pues, por un lado, se debe respetar la legalidad de los acuerdos de la OMC y, por el otro, tomar en cuenta el impacto negativo de la medida en la industria mexicana.

De igual manera, ante la demanda de los legisladores de que no se suspendan las cuotas, el funcionario dijo que no respetar y reconocer a China como socio comercial tendría más consecuencias negativas para México.

Afirmó que la SE no está cruzada de brazos y revisa a fondo las cuotas compensatorias y la viabilidad de que continúen, pero permitiendo la entrada de los productos chinos en igualdad de condiciones con los mexicanos.

Por su parte, el senador Federico Döring, del Partido Acción Nacional (PAN), señaló que no es muy equitativo que México vaya por la vía legal con un país que sólo asume que tiene derecho, pero no responsabilidades.

Sostuvo que el no cancelar las cuotas sería una buena forma de evitar la crisis y buscar una renegociación con la República Popular China.

En su turno, el legislador Ramiro Hernández, del PRI, indicó que se estaría condenando al desempleo a un gran número de familias debido a que la industria mexicana estará en franca desventaja ante la competencia china. (Con información de Notimex/MCH)

Gobierno prevé graves problemas por ingreso libre de textiles chinos a México

Terra.es
29 de agosto de 2007.

México.

El Gobierno mexicano prevé graves problemas para la industria textil, del vestido y del zapato de México por la suspensión de las cuotas compensatorias a los productos de China, informaron hoy fuentes oficiales.

El subsecretario de Inversión Extranjera de la Secretaría (Ministerio) de Economía, Carlos Arce, explicó a los senadores que México deberá suspender las cuotas que se aplicaron en 1993 a los productos chinos de esos tres sectores industriales, dijo la Cámara Alta del Congreso en un comunicado.

‘El problema que se avecina es muy grave, serio y difícil de resolver, porque por un lado se debe respetar la legalidad de los acuerdos de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y, por otro, se debe tomar en cuenta el impacto negativo que tendrá esta medida en la industria’ nacional, precisó Arce.

El funcionario recordó que ante la llegada de productos asiáticos, en 1993 México decidió proteger gran parte de la industria mexicana, en particular la textil, del vestido y del zapato, debido a que se consideró que el ingreso de esos productos representaban una competencia desleal.

No obstante, explicó que luego de que China se adhirió a la OMC en 2001 todos los países deben respetar el tratado ‘antidumping’ que implica la suspensión de la aplicación de cuotas compensatorias.

Arce recordó que México negoció con China para que las cuotas impuestas por este país se mantuvieran seis años más, plazo que se cumple en diciembre de 2007.

El funcionario advirtió que el no respetar estos acuerdos en el marco de la OMC ‘tendría más consecuencias negativas para la economía mexicana, por lo por lo que es mejor ver las ventajas que tendrá está relación que las consecuencias’.

Añadió que el Ministerio de Economía ‘no está cruzado de brazos y ha comenzado a desarrollar diversas medidas’, entre ellas una revisión a fondo de las cuotas compensatorias.

Por su parte, el senador del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI) Ramiro Hernández denunció que esta medida condenará al desempleo a un gran número de familias debido a que la industria mexicana estará en franca desventaja ante la competencia de los productos chinos.

Su colega del partido Nueva Alianza Jacinto Pasillas dijo que existe una enorme angustia por parte de los productores y comerciantes mexicanos por el impacto negativo de esta medida, y agregó que China tiene enormes ventajas ante la industria mexicana.

Pasillas pidió a las autoridades gubernamentales establecer programas de apoyo a las empresas mexicanas para enfrentar la crisis que se avecina en estos sectores.

La industria (textil Argentina) que se nutre del trabajo esclavo

Rebelion.org,
29 de agosto de 2007,
Norma Loto.

Argentina.

“Vivía en La Paz (Bolivia) y el dinero era escaso. Una persona me prometió empleo en Argentina y me dijo que aquí mis hijos podrían ir a la escuela mientras yo trabajaba. Pero cuando llegué, todo fue diferente a lo prometido”, relata Simona, una boliviana de 46 años que reside en Buenos Aires y trabajó en la industria textil.

Simona relata a SEMlac que las condiciones laborales en las que se encontraba eran penosas y que le habían prometido una paga de $0.40 (unos 16 centavos de dólar) por prenda, pero luego empezaron a pagarle sólo $0.30 (US$0.10). La excusa de su empleador era que las prendas estaban descuidadas.

“No me conviene seguir trabajando por esa paga, le dije al empleador que era aquella persona que me había traído a este país. El me respondió: `Si quieres, te vuelvo a Bolivia´. Y yo le dije: `¡Pues no soy un objeto que se puede llevar y traer a cada rato, soy una persona!´”, rememora Simona.

El relato de Simona representa la experiencia y el sufrimiento de numerosas personas que trabajan en la industria textil de Argentina y que provienen de los países limítrofes.

Este problema salió a la luz en marzo de 2006, cuando un grupo de migrantes bolivianos perdieron sus vidas en un incendio en un taller textil de la ciudad de Buenos Aires. Aquel hecho fomentó denuncias contra la industria textil que se nutre del trabajo esclavo y que está estrechamente vinculada a la trata y el tráfico de personas.

Según el estudio Quién es quien en la cadena de valor de la industria textil, realizado por Fundación El Otro (www.elotro.org.ar) y la organización Interrupción (www.interrupcion.net), “la forma más extendida y conocida (de trata para explotación laboral) es la explotación de personas en talleres de confección de indumentaria textil”.

“Específicamente los casos de trata para trabajo esclavo o servil en la Argentina, están focalizados en el norte del país y en los talleres de confección en la Ciudad de Buenos Aires y sus alrededores”, señala esa investigación.

De acuerdo con un sondeo en 10 empresas textiles dirigido por la Fundación El Otro, en 2006, la industria de ese ramo en la ciudad de Buenos Aires, ocupa alrededor de 6.443 personas, de las cuales 5.121 son varones y 1.322 mujeres.

En cuanto al salario percibido por quienes trabajan en la industria textil, es menor en relación con otros sectores industriales; pero los sueldos más bajos se encuentran en la rama de la confección que emplea, en su mayoría, a mujeres.

La economista María D´Ovidio, directora de esta investigación, señaló a SEMlac que “la mayoría de estos talleres están vinculados a la trata. Sus dueños, en un alto porcentaje, son bolivianos, luego le siguen los coreanos, aunque también hay argentinos. Allí existe discriminación de género en el trato, paga y horarios de jornadas laborales. Las mujeres allí son mas exigidas porque están con sus hijos cuando trabajan y esto conlleva a requerimientos mayores”.

Trabajan alrededor de 16 horas y ellas ganan entre $0, 40 (US$ 0.15) y 0,60 (US$ 0.20) por cada prenda producida, lo cual daría un total mensual cercano a $300 a $400 (equivalente a 100/130 dólares). Sin embargo, el costo de vida para un familia tipo (pareja y dos hijos) en la Argentina ronda los $1.200 (US$ 400).

La mencionada investigación revela que existen distintas formas en las que se presenta el trabajo esclavo, una de ellas es la servidumbre por deudas, muy común en los talleres clandestinos de confección de prendas.

Con esta modalidad, las víctimas son obligadas a trabajar junto a sus familias para pagar los gastos del traslado desde su país de origen al de destino. Generalmente, el empleador-tallerista retiene sus documentos de identidad y el sueldo y, en cambio, entrega a la trabajadora sumas pequeñas semanalmente, situación que otorga al empleador un alto grado de control sobre el inmigrante.

Uno de los testimonios recogidos por la Defensoría del Pueblo de la ciudad de Buenos Aires, reproducido en ese informe, muestra la crudeza de esta realidad:

Una boliviana fue entrevistada por una empleadora que ofrecía trabajo en la Argentina y prometió pagarle 0.40 (US$ 0.13) por prenda. La mujer viajó a la frontera argentina con su hermana, su cuñado y el hijo de ambos de tres años y, tras una terrible y clandestina odisea migratoria, llegaron a Buenos Aires, donde la documentación quedó en manos de la futura empleadora.

Allí se encontraron que en el taller todos los trabajadores vivían en minúsculas casillas de madera ubicadas en la terraza. La jornada de trabajo era de lunes a viernes de ocho de la mañana a una de la madrugada, y los sábados laboraban hasta las 13 horas.

Sin condiciones de higiene y seguridad, la mujer estuvo en este lugar durante un año para recibir como remuneración de 1,50 a dos dólares por fin de semana, con el argumento de que debía pagar la deuda del viaje.

Uno de los puntos que más conmueve de su historia es que, en el lugar, vivían cinco niños menores de cinco años, que tampoco podían salir de la casa ni para ir al médico o a la escuela. Además resalta que, a causa de la miseria en que se encontraban todos los trabajadores, se robaban entre ellos los efectos personales, e incluso la comida.

Por su parte, la Organización Internacional de Migraciones informó que, durante 2006, el 40 por ciento de los casos asistidos correspondieron a explotación laboral. “La mayoría de las víctimas de explotación laboral sufren de problemas pulmonares y alergias por las condiciones sanitarias del taller donde son recluidos, y el polvillo característico de la actividad textil. Además, enfermedades como la anemia son frecuentes por la falta de alimentación”, señala el organismo mundial.

Actualmente, la industria textil y de confección se encuentra en una etapa de estabilización, luego del leve crecimiento que se produjo entre 2002 y 2003. Se estima que en la ciudad de Buenos Aires existen cerca de 5.000 talleres ilegales.

“El sector empresario se muestra reacio a tomar responsabilidad en el asunto, pero también existe mucha desinformación. A la vez, el sector sindical podría jugar un papel más significativo para promover las buenas prácticas de esta industria”, dijo a SEMlac la economista D´Ovidio.

La profesional señaló también que el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a través de la Subsecretaria de Producción, Empleo y Desarrollo Profesional, viene desarrollando una tarea interesante de presión, exposición y denuncias a las marcas que se nutren del trabajo esclavo, y destaca que algunas de ellas están tomando conciencia de la corresponsabilidad en esta situación“.

Capacitan a jóvenes para las industrias textil y de calzado

Invertia.com
28 de agosto de 2007,
Telam.

Argentina.

Catamarca, 28 de agosto (Télam).- Concluyó hoy la capacitación de alrededor de 150 jóvenes para su futuro desempeño en los sectores industrial textil y de calzado, realizado en el marco del Programa Provincial “Trabajo para todos”,

Los jóvenes catamarqueños fueron capacitados para un futuro desempeño en la industrias, posibilitando “el libre acceso a un trabajo genuino”.

Según lo confirmó a Télam el director provincial de Eduación y Trabajo, Edgardo Seco, “la capacitación se concretó en base a la demanda de mano de obra para las industrias textil y del calzado, lo que facilitará su ingreso a un mundo laboral competitivo”.

Seco señaló que pudieron acceder a la capacitación jóvenes sin empleo formal y otros desocupados.

La capacitación consistió en su participación directa en plantas fabriles que se encuentra radicadas en el Area Industrial El Pantanillo.

El vicepresidente de la Unión Industrial de Catamarca, José Bracamonte, dijo que “la capacitación de los jóvenes para su futuro ingreso al mundo laboral, era una materia pendiente hecha realidad ahora con mano de obra calificada, posibilitando un mejor y más eficiente desempeño”.

Debe cumplirse rotulado de productos (en Ecuador)

Elmercurio.com.ec
28 de agosto de 2007.

Ecuador.

CUENCA.- De los controles que ha realizado la Delegación Regional del Instituto Nacional de Normalización (Inen), del Azuay, no se está cumpliendo en algunos productos con el reglamento técnico del rotulado y etiquetado.

A parte del reglamento general del rotulado, también existen reglamentos específicos para cada producto, por ejemplo: calzado; cilindros de gas; artefactos de uso doméstico; cal y cementos; textiles, prendas de vestir, calzado y accesorios.

Sobre este último, es decir, el Reglamento Técnico Ecuatoriano (RTE) para el etiquetado y rotulado de textiles, prendas de vestir, calzado y accesorios afines, sean de fabricación nacional o importados, que se comercialicen en el país, entró en vigencia desde el 18 abril de 2007. El propósito es proteger la vida y la salud de las personas, para prevenir prácticas que puedan inducir a error a los consumidores y proteger el medio ambiente.

Además, porque es necesario garantizar que la información suministrada a los consumidores sea clara, concisa, veraz y verificable.

Por solicitud de una Asociación de Calzado de la parte norte del país, el Inen realizó a nivel de país la verificación del rotulado, pero al menos en Cuenca, en los seis locales comerciales visitados en días pasados, se observó que no están cumpliendo.

Falta difusión

Lucía Cabrera, delegada regional del Inen, señaló que esto también obedece a la falta de conocimiento de dicho reglamento.

Con relación al control realizado, el Instituto envió el informe a la matriz y ésta deberá enviar al Intendente de Policía del Azuay para que proceda con el cobro de multas.

Por la falta de personal y la falta del reglamento de la Ley de Calidad no se puede actuar de manera periódica.
El comerciante debe exigir al fabricante el cumplimiento de este rotulado.

En meses pasados también se hicieron controles al rotulado de electrodomésticos y también aquellos productos de origen asiático y muchos no cumplían, anotó la funcionaria.

Alcance

Este reglamento establece los requisitos que debe cumplir el etiquetado y rotulado que se aplica a todos los productos textiles, prendas de vestir, calzado y accesorios afines, incluyendo también a la ropa para el hogar (sábanas, cobijas, cubrecamas, manteles, toallas, cortinas y similares), cinturones, maletería y sombrerería; se excluye al calzado de juguete.

Las etiquetas técnicas y de marca deben estar adheridas o cosidas a la prenda en un sitio que facilite su rápida observación. La información de la etiqueta técnica y la de marca puede ser unificada en una sola etiqueta.

Etiqueta de marca, es la que indica la marca comercial, y la etiqueta técnica es la que indica las características técnicas del producto.

REQUISITOS

Etiquetado de calzado

La etiqueta técnica debe contener la siguiente información:
a) Indicación de la talla (números enteros, tamaño de los caracteres mínimo de 3 milímetros).
b) Identificar los materiales de las cuatro partes que componen el calzado (la capellada, el forro, la plantilla y la firme o suela) de acuerdo con los pictogramas e indicaciones textuales del anexo A del reglamento.
c) País de origen, \”Hecho en…\”; \”Fabricado en…\”; Industria…\”
d) Identificación del fabricante, importador y/o distribuidor.

Etiquetado de las prendas de vestir, ropa de hogar y accesorios afines.

La etiqueta técnica debe contener la siguiente información:

a) Número de talla, donde aplique.
b) Porcentaje de fibras y/o materiales utilizados,
c) Razón social del fabricante y/o importador,
d) País de origen,
e) Instrucciones de manejo y conservación, según anexos A de la NTE INEN 1 875

La etiqueta de marca no solo en calzado y textiles, sino en todos los productos, debe contener la siguiente información:
a) Marca comercial, y/o
b) Logotipo .

La mayoría de estos requisitos también están inscritos en el Reglamento Técnico Ecuatoriano (RTE) para el rotulado de todos los productos. (LCP)

Textiles: China es la gran depredadora mundial

Agrodiario.com.ar
27 de agosto de 2007.

El mercado textil chino es considerado como el gran depredador de las industrias nacionales del resto de los países del mundo.

Así lo aseveró el investigador francés Jean Ruffier, quien sostuvo que las grandes cadenas realizan pedidos de copias de diseño textiles a talleres chinos porque sus bajos costos de producción, en un país con millones de desempleados, les permiten adquirir productos a menor precio y aumentar su margen de ganancia.

El mercado textil chino es considerado como el gran depredador de las industrias nacionales del resto de los países del mundo por sus bajos costos de producción, aunque el investigador francés Jean Ruffier aclaró hoy que el gigante asiático “es la industria de la copia, pero a pedido” de las grandes cadenas que adquieren importantes márgenes de ganancias, al fabricar allí sus productos.

Es que en China se puede producir a costos sensiblemente por debajo de los de cualquier otro lugar del mundo, porque la escasez de empleo da la posibilidad a campesinos pobres de insertarse en el mundo del trabajo en talleres informales, aceptando desempeñar tareas por un año sin cobrar ningún salario, a cambio de casa, comida y capacitación.

De continuar la política actual de Gobierno en ese país, “esto no se va a acabar hasta dentro de 20 o 30 años, porque todavía va a haber campesinos pobres para los que es una oportunidad trabajar así y dueños dispuestos a dormir en su lugar de trabajo”, vaticinó el investigador.

Ruffier compartió la experiencia que obtuvo a través de diferentes entrevistas que mantuvo con dueños de plantas textiles en China, durante su exposición en el Panel “China: El depredador del mercado internacional de textiles”, en el marco de la Tercera Convención de la Agro Industria Textil, de Indumentaria y Diseño Argentino, organizada por la Fundación Pro Tejer en el centro de convenciones de La Rural.

El investigador explicó que mientras una planta textil pequeña de vaqueros paga un sueldo cercano a 400 pesos mensuales, de los cuales a los obreros les queda casi la mitad ya que acceden a cama y comida, las plantas informales realizan acuerdos con los trabajadores, que consisten en que no cobren sus salarios por un año.

A cambio, los empleados acceden a casa, comida y capacitación, un elemento “fundamental” para poder incorporarse luego en las pequeñas plantas textiles y mejorar sus condiciones de vida.
Los talleres que hacen este tipo de acuerdos “tienen una autorización en trámite para producir, no pagan impuestos, están a la vista de todos, y sus dueños son obreros textiles capacitados que abren las plantas como subcontratistas y que ellos mismos duermen en esos lugares”, indicó Ruffier.

Aunque trabajan sin autorización, aclaró que el Estado no ejerce fuertes controles sobre estos talleres porque “ven que crean empleo, en un país donde hay millones de desempleados”.
“Juntan unos 4000 pesos, compran unas máquinas y contratan diez personas jóvenes, que trabajan un año sin cobrar el sueldo. Si la empresa da utilidades pueden ganar dinero y sino se conforman con haber obtenido capacitación y se pueden destacar en otras plantas más grandes, porque tienen otras vías de desarrollo y salieron del tercer mundo”, remarcó Ruffier.

En cambio, comentó que “una empresa textil chica, trabajando legalmente fabricando vaqueros, tiene contratados 2500 obreros que ganan unos 400 pesos al mes, y está todo en manos de un dueño privado, que aporta todo el capital”.

“Son chinos legales, con protección de enfermedad, poca jubilación y una cama en la planta y su sueldo del que les queda más de la mitad por mes, hablando de pequeñas empresas en un nivel legal”, puntualizó.

Si bien se trata de “una empresa eficiente porque alcanza los precios más bajos” de las grandes ciudades, el especialista indicó que “cuentan con máquinas de producción de bajo costo, viejas, aunque con equipamiento de control de tecnología de punta”.

No obstante, estas empresas tampoco pueden competir con los talleres que están en el sector informal, aunque su estructura de costos y su modo de producción sí les permiten vender los productos a un precio atrayente para el resto de los mercados mundiales.

Y es aquí donde entran en juego, según Ruffier los compradores que hacen pedidos especiales.
“En los talleres desarman el vaquero que les mandan, le hacen una copia y la envían a un taller de diseño y luego al cliente con un precio fijado. Si es buena, tiene el pedido asegurado”, explicó el investigador francés.
De allí que consideró a China “la industria de la copia, pero a pedido”, ya que, por ejemplo, un cliente francés paga esa copia de vaquero a 6 pesos mientras la vende entre 150 y 300 pesos.
Si se descuentan los gastos en marca, promoción y publicidad, ese comprador francés puede tener “un margen de ganancia de 200 pesos”, mientras que la del dueño del taller “es de 20 centavos”. De allí la importancia de la producción en cantidad.

Si bien China es una amenaza para la industria textil del resto de los países, su superávit de exportación se concentra en tres o cuatro ciudades nada más, es decir en 250 kilómetros en donde el desarrollo industrial es el más grande del mundo, desde 1980 hasta 2006.

“No hay otro lugar del mundo donde haya crecido tanto la industria como en esas ciudades”, remarcó Ruffier.

Ruffier es un investigador francés del Centre National de la Recherche Scientifique de Francia, además de director del Centro Franco-Chino de Investigación en Gestión de la Universidad Jean Moulin Lyon, y creador y director del Centro franco-chino de sociología de la industria y de las tecnologías en Cantón, China

Afectan a industria textil productos piratas

Oem.com.mx
27 de agosto de 2007,
David Enríquez.

México.

Durango.- La entrada de productos de contrabando o pirata al mercado de textiles afecta al sector organizado, pues en por lo menos un 20% se ha desplazado a los productores de diversas prendas; aunque se trate de productos de menor calidad la gente no entiende y sigue comprándolos, según da a conocer Gerardo Quiñones Gallegos.

El presidente de la Asociación de Industriales Textiles manifiesta al respecto que la gente todavía no entiende que el hecho de adquirir productos “piratas” le representa más que un ahorro una lesión a su economía, especialmente porque son prendas mal hechas y de calidad pésima, en consecuencia se lesiona a la economía de las familias porque debe hacerse un doble
gasto, ya que es ropa procedente de China o hecha en el país pero con insumos de muy mala calidad que a final de cuentas no dura mucho.

Es un hecho que la “piratería” y contrabando siguen inundando el mercado local, es un fenómeno quizá global que no se ha podido detener y ante ello el sector organizado tiene que enfrentarse constantemente.

Si bien reconoce que es mínimo el desplazamiento que se tiene del productor formal, puede hablarse de hasta un 20% que repercute en las ventas y a final de cuentas trae consecuencias negativas en la planta formalmente conformada por industriales de este ramo, indica.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.